Obituario

Obituario

 

Lic. Evidia Álvarez González

 

Ydalsys Naranjo Hernández1* http://orcid.org/0000-0002-2476-1731

1Universidad de Ciencias Médicas de Sancti Spíritus, Facultad "Dr. Faustino Pérez Hernández". Sancti Spíritus, Cuba.

*Autor para la correspondencia. Correo electrónico: idalsisn@infomed.sld.cu

 

 


 

 

Recibido: 28/08/2017
Aprobado: 04/09/2017

 

 

Evidia Álvarez González nació en Cabaiguán, el 27 de julio de 1938, gracias a su ejemplo y a su poder de convocatoria logró rodearse de un equipo de profesionales de enfermería que la ayudaron a elevar el prestigio de la profesión, no solo en el ámbito nacional, sino también internacional.

Inició sus estudios en la escuela presbiteriana de Cabaiguán, solo hasta el sexto grado porque no existía otro nivel de enseñanza.

A los ocho años de edad comenzó su vocación por la enfermería, cuando su mamá sufrió quemaduras de carácter grave que la mantuvieron ingresada en una clínica por tiempo prolongado.

En 1961 se sumó a la Campaña de Alfabetización en la brigada Conrado Benítez en una zona de campo en Zaza del Medio del municipio de Taguasco, provincia de Sancti Spíritus. A partir de ahí estudió en la Habana la carrera de enfermería en el año 1962, en la Escuela "Lidia Doce", y realizaba las prácticas en el Hospital Clínico Quirúrgico "Joaquín Albarrán". Hasta 1964 eran tres años de estudio, pero se redujeron a dos porque había que enfrentar la situación que tenían los hospitales de Cuba en esos momentos, muchos médicos se habían ido del país, también un gran número de enfermeras, sobre todo para los Estados Unidos. El país tuvo que trazar nuevas estrategias y a ellas se incorporó.

En 1963, el ciclón Flora afectó la región oriental de Cuba, Evidia partió a Aguas Verdes, a orillas del río Cauto, antigua región de Bayamo, donde estuvo 22 días en una casa de campaña. Con apenas catorce años, siendo aún estudiante de enfermería, cargó con una mochila de jeringuillas y medicamentos para salvar a las víctimas de la inundación. Allí dio muestras de actitud ante la catástrofe natural. Ayudó a exhumar cadáveres, labores de saneamiento, vacunación de la población, entre otros.

Posteriormente le propusieron el curso de Administración de Salud Pública en la escuela Carlos Juan Finlay en los años 1964-1965.

Al concluir este curso, inauguró los Servicios Médicos Rurales en las campañas masivas de inmunización contra la difteria, la tuberculosis, la poliomielitis y el tétanos en las montañas del Escambray, en el centro de Cuba.

Integró el claustro de profesores como instructora de la Escuela de Enfermería Martha Abreu, en Santa Clara, Sagua la Grande y Cienfuegos, para formar más enfermeras y convertirse luego en directora del primer policlínico integral de la región central que se abriera en Ranchuelo.

En el año 1966 retorna a Sancti Spíritus, donde el déficit del personal de enfermería era significativo, entonces abrió la escuela de enfermería y fue jefa regional de enfermeras.

Entre los años 1967 al 68 graduó, junto a su pequeño claustro, aproximadamente 500 auxiliares de enfermería que tenían sexto grado, y en el año 1969 abrió la escuela de enfermería para superar a las auxiliares.

Años más tarde, desde 1977 a 1981 trabajó en Etiopía como jefa del grupo médico, en el hospital de Nekente, en Weullegas, al sur de la capital. Allí, entre balas y heridos, conoció un niño que se convirtió en alguien muy especial para ella; sus condiciones de salud eran muy malas, tenía una enfermedad llamada Kwashiorkor, debido a la falta de proteína e insuficiencia de aminoácidos. En unión al pediatra cubano que la acompañaba le salvaron la vida en nueve meses.

En la década de los 80, en la Universidad "Serafín Ruiz de Zarate Ruíz", cursó la Licenciatura en enfermería, demostrando su tenacidad para lograr sus propósitos.

En 2001 marchó a Haití en misión internacionalista, donde permaneció hasta 2005, laborando en funciones de perfiles preventivos, entre otros. Intervino en vacunaciones masivas, organizó círculos de abuelos y de adolescentes, aplicó encuestas relacionadas con el VIH/sida. Atendía a más de 5 000 pacientes, distribuidos en unas 380 casas.

Allí también se ocupó de la docencia, formó enfermeras porque existía la tendencia de los partos extrahospitalarios, entonces les brindó un adiestramiento de lo que ellas debían saber para que no se infectara la mujer, entre otros procedimientos.

Por eso había estado en Panamá en un curso peculiar que le ofreciera la Organización Mundial de la Salud por su labor en la prevención de enfermedades y en el Programa Materno Infantil. También recibió otros cursos de superación como:

  • Posgrado de administración y aprovechamiento de los recursos humanos, en Checoslovaquia.

  • Posgrado de sepsis intrahospitalaria.

  • Curso de perinatología.

  • Metodología de la Atención Primaria de Salud, en Santiago de Cuba.

  • Diplomados en Dirección.

 

Durante toda esta etapa se mantuvo en una superación constante, de forma personal y colectiva en beneficio de la enfermería cubana.

Además, laboró como cuadro profesional de la Asamblea Provincial del Poder Popular durante dos años donde atendió los frentes de la Salud, Comunales y la Empresa Eléctrica.

Fue fundadora de los Jóvenes Rebeldes y militante del Partido Comunista de Cuba.

Evidia Álvarez González opinaba que una enfermera debía tener una vocación bien definida, estar dispuesta a vivir más para la humanidad que para sí misma, ser integral, discreta (cualidad indispensable en la enfermería), preocuparse por su educación, ser exigente consigo misma y con los demás, ser revolucionaria, sacrificada y, sobre todo, sentir pasión por el estudio.

Por todos sus aportes a la enfermería cubana, latinoamericana y mundial, a la educación y la administración en enfermería y a la salud pública recibió múltiples reconocimientos, distinciones y medallas.

Entre los candidatos de 50 países, el Comité Internacional de la Cruz Roja, en el cual ingresó en el año 1962, reconoció lo excepcional de su entrega a la humanidad con la medalla Florence Nigthingale, por salvar vidas ante Desastres Naturales en Cuba y otros países en el año 1979.

Ostentaba numerosos distinciones nacionales e internacionales:

  • 1978: La medalla Piti Fajardo por los 25 años de vida laboral ininterrumpida.

  • 1979: Medalla Florence Nigthingale, otorgada por la Cruz Roja Internacional por salvar vidas ante Desastres Naturales en Cuba y otros países.

  • 1979: La Medalla Conrado Benítez por haber participado en la campaña de Alfabetización.

  • 1988: Medalla Ana Betancourt (FMC) por el trabajo meritorio en beneficio de la capacitación y desarrollo de la mujer cubana.

  • 1988: Medalla Combatiente Internacionalista otorgada por la FAR por haber desarrollado su atención a los heridos en la Guerra de Etiopía.

  • 1989: Medalla 30 Aniversario de la CTC.

  • 1999: Medalla por el Natalicio de Lázaro Peña.

  • 2009: Recibió la Moneda por el Centenario de la constitución del Ministerio de Salud Pública.

 

Perteneció a la Sociedad Cubana de Enfermería (SOCUENF) desde su fundación en 1976.

Son múltiples los reconocimientos obtenidos por su destacada labor dentro del sector salud, por lo que sería interminable poderlos enunciar todos.

La experimentada enfermera compartió su saber con sus colegas, en trabajos científicos presentados en diferentes eventos nacionales e internacionales de enfermería y fungió por más de 60 años como Vice Directora de Enfermería de Sancti Spíritus y asesora de adulto mayor del municipio de Cabaiguán, además de profesora auxiliar de la Universidad de Ciencias Médicas de Sancti Spíritus.

 

Actividades Científicas

  • Situación de la división en sectores de los distintos municipios de la provincia de Villa Clara.

  • Comportamiento actual de las auxiliares de enfermería. Villa Clara.

  • Comportamiento del recurso humano de enfermería de la provincia de Sancti Spíritus.

  • Infección intrahospitalaria en distintos hospitales de la provincia.

  • Comportamiento del cáncer cérvico uterino.

  • Comportamiento del bajo peso al nacer en madres fumadoras.

  • Situación socio-familiar de los adultos mayores ingresados en el Hogar de ancianos de Cabaiguán.

  • Congresos de Enfermería y de otras Especialidades, Nacionales con participación Internacional.

 

En el año 2017, esta excepcional mujer, de carácter fuerte y gran sensibilidad para el dolor ajeno, fiel a su patria, a su profesión, a sus pacientes, a sus estudiantes, a sus compañeros y amigos, falleció en el Hospital General "Camilo Cienfuegos" de la Provincia de Sancti Spíritus.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Copyright (c) 2019 Revista Cubana de Enfermería

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.