Enfoque interdisciplinario de la salud reproductiva y sexual en la formación de enfermeros universitarios en Cuba

ARTÍCULO DE REVISIÓN

Enfoque interdisciplinario de la salud reproductiva y sexual en la formación de enfermeros universitarios en Cuba

Interdisciplinary approach of reproductive and sexual health in the formation of University Nursing in Cuba

 

 

Alain Agramonte del Sol

Universidad de Ciencias Médicas de La Habana. Cuba.

 

 


RESUMEN

Introducción: En este trabajo se asumió la definición presentada en la Conferencia Internacional de Desarrollo celebrada en El Cairo en el año 1994 que introdujo el enfoque social y de desarrollo humano alrededor de esta temática, lo que implica perfeccionar en los planes de estudio su abordaje.
Objetivos: exponer consideraciones acerca del enfoque interdisciplinario para el estudio de los componentes de la salud reproductiva y sexual en la formación de enfermeros universitarios en Cuba.
Métodos: se realizó un estudio documental, se revisó el sistema de conocimientos y habilidades declarados en los programas analíticos de las asignaturas del currículo base y se consultó a expertos.
Resultados: Se reconoció que 27 asignaturas, distribuidas en los dos ciclos de la carrera, incluyen el estudio de estos componentes, unido a una estrategia curricular de formación interdisciplinaria sobre la sexualidad, con mayor representatividad en el ciclo técnico y preponderancia de la disciplina principal integradora en toda la carrera. Conclusiones: varias disciplinas intervienen en el estudio de los componentes de la salud reproductiva y sexual, en un diseño que reconoce la importancia de la integración de contenidos para los planes de estudio que básicamente se estructuran en disciplinas, así como la necesidad de fortalecer esta preparación en la educación de posgrado, vista como un proceso continuo de difusión, transferencia, adaptación y aplicación de conocimientos.

Palabras clave: salud reproductiva y sexual, enfoque interdisciplinario, interdisciplinariedad, formación, enfermeros universitarios.


ABSTRACT

Background: in this work, we assumed the definition presented in the International Conference on Development held in El Cairo in the year 1994 that introduced the social and human development approach about this topic, which implies to deal with this problem on the improvement of the curriculum.
Objectives: to present some considerations about the interdisciplinary approach for the study of the components of sexual and reproductive health in the formation of University Nursing in Cuba.
Methods: a documentary study was conducted, the system of knowledge and skills stated in the analytical programs of the different subjects on the basic curriculum was reviewed, and experts were consulted.
Results: it was recognized that 27 subjects, divided into two cycles of the studies, include the study of these components together with a curriculum strategy of interdisciplinary formation about sexuality, with greater representation in the technical cycle and preponderance of the main integrative discipline throughout the studies.
Conclusions: several disciplines are involved in the study of the components of sexual and reproductive health, in a design that recognizes the importance of the contents in curriculum integration which are basically structured in disciplines, as well as the need to strengthen this preparation in the postgraduate education, seen as a continuous process of spreading, transfer, adaptation and application of knowledge.

Key words: sexual and reproductive health, interdisciplinary approach, interdisciplinarity, formation, university nursing.



 

INTRODUCCIÓN

El concepto de salud reproductiva en el ámbito de la salud surge en 1994 en el marco de las sesiones de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo celebrada en El Cairo, pero desde años anteriores se venía trabajando en ello.

A mediados de la década de los años cuarenta del siglo pasado, al concluir la Segunda Guerra Mundial, el mundo comienza una etapa de recuperación y reparación de los daños y secuelas ocasionados por este terrible acontecimiento. Los años cincuenta se caracterizaron por una aparente recuperación económica que trajo consigo un descontrolado crecimiento de la población mundial y a fines de esta década e inicios de los sesenta se comienza a reconocer y divulgar la importancia de los programas de planificación familiar con un enfoque muy dirigido a la anticoncepción con el propósito de disminuir el crecimiento desordenado de la población mundial.

Años después, en la década del setenta, se incorpora a este enfoque demográfico, la preocupación por aspectos relacionados con la salud materno-infantil con un enfoque biologicista y sobre la base del binomio madre-hijo. Desde ese momento estos conceptos fueron evolucionando y la mujer empieza a ganar espacio convirtiéndose en el centro de los debates, aunque la planificación familiar se mantenía como eje central. Se perfeccionan con más fuerzas los enfoques biopsicosociales, los que llegan a su punto culminante en la Conferencia de El Cairo, en la que se produce un cambio decisivo en las políticas de la población, transitando de lo demográfico a las perspectivas en la calidad de la vida del ser humano, surge así el concepto de salud sexual y reproductiva que en la actualidad se asume.

La salud reproductiva es el completo bienestar físico, mental, social, y no meramente la ausencia de enfermedad o dolencias, en todos los aspectos relacionados con el sistema reproductivo, sus funciones y procesos. Implica que las personas sean capaces de llevar una vida sexual segura y satisfactoria, que tenga la capacidad de reproducción y la libertad de decidir sí y con qué frecuencia procrean, derecho a ser informados y tener acceso a métodos de regulación de la fecundidad de su elección, seguros, efectivos, sostenibles y aceptables, así como acceso a otros métodos de regulación de la fecundidad, y el derecho a tener servicios de salud apropiados que capaciten a la mujer a tener un embarazo y parto seguros y provean a las parejas de mayores posibilidades de tener un hijo saludable (OMS-CIPD, El Cairo, 1994).1-2

A partir de ese momento se pasa del enfoque especializado y atención individualizada, exclusivamente clínica, a procesos más integrales en la atención, dirigido a grandes grupos de personas, con un enfoque social y de desarrollo humano, considerándose una de las estrategias más importantes de la salud pública actual, en la que tiene un especial interés los componentes que corresponden a los adolescentes1-2 por las características biológicas y sociales, fundamentalmente, que la hacen un período complejo y trascendental que requiere de una atención consecuente.3-6

Los sistemas nacionales de salud, en correspondencia con lo planteado en CIPD, 94 deben poseer servicios de Salud Reproductiva y Salud Sexual para garantizar la supervivencia en el proceso reproductivo, crecimiento y desarrollo del niño, la sexualidad, educación y salud del adolescente, la prevención y tratamiento de los trastornos reproductivos y de la salud de la mujer y el hombre, incluyendo el climaterio y la tercera edad.

Los principales componentes de la Salud Reproductiva y Sexual que se definieron en CIPD, 94 fueron:1-2

· Enfoque de Género.

· La situación de la Mujer, la Niña y el Niño.

· La Planificación Familiar.

· La Maternidad Segura, que incluye Atención Pre y Post Natal y al Recién Nacido.

· El Aborto.

· Infecciones Genitales, ETS y SIDA.

· Infertilidad.

· Cáncer de Órganos Reproductivos Sexuales.

· Nutrición.

· Salud de la Niña y el Niño.

· Salud Reproductiva y Sexual del Adolescente y de la Mujer Climatérica.

· Conductas Sexuales Responsables.

· Salud Reproductiva vinculada al Medio Ambiente y Actividad Laboral.

Las áreas desarrolladas en este marco conceptual, impone el conocimiento y dominio de estos conceptos, lo cual es extrapolable a la formación de enfermeros universitarios en Cuba al incluirse en varias asignaturas del plan de estudio, que tiene en cuenta además, aquellas técnicas y funciones que se relacionan con estas áreas y que aprenden durante la carrera.

Es propósito de este trabajo es exponer consideraciones acerca del enfoque interdisciplinario en el estudio de los componentes de la salud reproductiva y sexual en la formación de enfermeros universitarios en Cuba.

MÉTODOS

Se realizó un estudio documental que incluyó diversos textos, artículos y materiales relacionados con la salud reproductiva y sexual para actualizar los conocimientos sobre esta temática, se revisó el sistema de conocimientos y habilidades declarados en los programas analíticos de las asignaturas del currículo base del plan de estudio para la formación de enfermeros universitarios en Cuba y la estrategia curricular sobre sexualidad para constatar la presencia de los componentes de la salud reproductiva y sexual en los mismos, se consultó además, a expertos de Enfermería, Pedagogía, Psicología y otras Ciencias de la Salud para obtener criterios en torno a la incorporación de esta temática en el currículo base de la carrera, a partir de la participación de diferentes disciplinas y asignaturas, acción que enriqueció los criterios que sustentaron la pretensión de este trabajo.

Se asumió la definición que se presentó en la Conferencia Internacional de Desarrollo celebrada en El Cairo en el año 1994 que introduce el enfoque social y de desarrollo humano para el abordaje de este concepto y constituye una de las estrategias más importantes de la salud pública actual. De ahí la importancia del estudio de sus componentes en las diferentes unidades curriculares de la formación de enfermeros universitarios en Cuba con un enfoque interdisciplinar.

Las reflexiones que realizó el autor desde la dimensión constructivista del conocimiento, mediante el procedimiento inductivo-deductivo, el análisis y la síntesis, tuvo como eje central las ideas que en torno a la integración de contenidos para un plan de estudio básicamente estructurado en disciplinas, se aplican en la formación de enfermeros universitarios en Cuba y que apuntan hacia procesos de enseñanza y aprendizaje en los que prevalezca la interdisciplinariedad y transdisciplinariedad sobre la unidisciplinariedad, tanto en el proyecto de diseño curricular como en su implementación, a partir de una concepción más integral como respuesta a las limitaciones e insuficiencias de los mismos cuando están centrados en las asignaturas independientes.

Se revisaron más de 30 materiales sobre el tema, entre ellos algunos clásicos que por su importancia, aportes y trascendencia, constituyen obligada referencia.

DESARROLLO

Las vertiginosas transformaciones materiales, espirituales e ideológicas, que en el orden social se han venido operando desde el siglo pasado, y otras más amplias y radicales que se gestan en el presente milenio, imponen a la sociedad y sus formas de influencia educativa novedosas fórmulas más libres, flexibles, justas de concebir y formar la personalidad integral de la joven generación.

Los escenarios de la época contemporánea imponen un replanteo de la teoría y la práctica educativa, a partir del cuestionamiento de los enfoques prevalecientes y de su connotada ineficiencia para responder a la necesidad de formar un ser humano capaz de incorporarse activa, reflexiva y críticamente en su contexto, así como de contribuir al mismo tiempo al enriquecimiento de la calidad de la vida individual, familiar y social y a los procesos de desarrollo sostenibles.

Esto solo se puede lograr mediante un proceso educativo que garantice la formación del individuo con una intensa riqueza personal, que potencie todas sus cualidades personales, y le permita encontrar en sí mismo, en la propia convivencia social, en sus vínculos y relaciones humanas, las posibilidades de su crecimiento.

Solo la articulación del individuo en su mundo, con el menor sacrificio y renuncia de sus potencialidades y posibilidades, le permitirá ser libre en tanto:

(…) la libertad es una facultad del ser humano (…) de optar a partir de una conciencia de raíz objetiva, aunque no sea universalmente, entre diversos comportamientos o pensamientos. Se conquista a lo largo de la maduración individual, y solo un adulto sano en una sociedad abierta, educado sexualmente, es libre sexualmente. La libertad abre espacios y al mismo tiempo limita. No lleva al "sexo salvaje" del impulso siego. La libertad sexual está basada en el saber sexual y en una concordante adopción de valores que permitan optar, elegir entre distintas conductas sexuales de acuerdo con su filosofía existencial y con su compromiso con el mundo en que vive.7

Ante las limitaciones de la educación tradicional, surgen nuevas perspectivas que suponen un vuelco radical en la comprensión del papel social, las funciones y metas de la educación y el descubrimiento de su verdadero espíritu como una constante preparación para la vida, centrada en las necesidades y posibilidades de las personas y como un proceso flexible, democrático, dialógico, participativo, que compromete a los educandos junto con la escuela, la familia y la comunidad, integrando a lo largo del eje vital las diversas modalidades educativas.

Esta reconceptualización se corresponde con la visión acerca de los seres humanos y su mundo, representa no solo un enfoque, sino también un compromiso con la vida y con el ser y hacer cada día en la educación.

En este sentido la educación debe volver a su verdadero ámbito: la vida. Debe transformarse en un proceso activo que permita a las personas experiencias para aprender a vivir felices y en compromiso con la transformación social, en un mundo que es cada vez más cambiante, más extraño y más difícil.8,9

De ese análisis se desprende que educar es aprender a vivir de una forma más comprometida, más creativa, más autodeterminada y más sana.10

La educación no puede reducirse a la apropiación de los fundamentos básicos dela ciencia y la cultura, sino que se dirige también a potenciar el conocimiento de sí mismo, la autovaloración, confianza y autoestima; cultiva un pensamiento reflexivo, crítico, divergente, así como la capacidad para enfrentar los problemas del conocimiento y de la vida práctica, tomar decisiones autodeterminadas, proyectar la propia vida y perfeccionarse permanentemente. Es, en una última instancia, el proceso social que estimula el florecimiento pleno de la personalidad.

Privilegiar la participación de los estudiantes, confiar en sus múltiples potencialidades latentes o manifiestas, promover su crecimiento integral, formar un clima de respeto, comprensión, diálogo y tolerancia, son los ejes básicos de un proceso profundamente humanista y, por tanto, humanizador, en el sentido martiano que cultiva lo mejor y más auténtico de las personas.

En este contexto de renovación educativa, irrumpe con fuerza el problema de la preparación para vivir plenamente la sexualidad, teniendo en cuenta que, si la educación apunta hacia la armónica eclosión de cada personalidad, ello no debe lograrse al margen de una de las más significativas expresiones del ser total.

Por tanto, en el contexto de la formación integral del ser humano, corresponde a la educación sexual la tarea de promover el crecimiento pleno de la sexualidad como manifestación de la personalidad.

La educación sexual debe ser parte orgánica e inalienable de la preparación del ser humano para la vida, del aprender a ser, mediante el cual cada individuo tiene que aprender a ser sexuado, a construir de forma personalizada su masculinidad o feminidad y apropiarse creadoramente de valores, actitudes, conocimientos, habilidades y destrezas, así como de recursos personológicos eficientes, con vistas a vivir su sexualidad de modo autodeterminado y enriquecedor.

Para lograr dichos objetivos, el proceso de educación en cualquier esfera de la vida en que se desarrolle debe implicar de forma activa la participación del hombre, favorecer la expresión individual de sus dudas, sus reflexiones y contradicciones, de manera que las decisiones a que llegue sean verdaderamente suyas. Que en el caso de la Enfermería supone además, la preparación para el cuidado relacionado con las insatisfacciones y problemas de salud relacionados con este campo.

El cuidado de la salud sexual, en relación con otras áreas, es un campo relativamente nuevo para la enfermería y constituye un desafío, sobre todo en materia de educación para la salud. Aunque la Enfermería tiene la finalidad de tratar a la persona completa, raramente la sexualidad ha sido vista como parte integral del método que utiliza. Los profesionales de enfermería han sido educados para tratar y reconocer los aspectos físicos y emocionales de la enfermedad, pero en correspondencia a los roles que desempeña, el conocimiento psicosexual de los seres humanos ha sido abordado de manera insuficiente en la formación, a pesar de su importancia en el uso de la terapéutica en esta área del cuidado del paciente.11

De ahí que la atención integral de enfermería debe incluir la valoración de aspectos relacionados con la sexualidad desde una óptica psicofiosológica como cualquier otro sistema del organismo. La actuación del profesional de enfermería puede llegar a ser importante cuando se ha alterado la sexualidad, o cuando es vetada durante las fases agudas o crónicas de la enfermedad.

La sexualidad humana debe considerarse una entidad de salud y su estudio tiene como propósitos: identificar las características especiales que la distinguen aún de la reproducción humana; dignificarla por medio de la franqueza, del estudio y la investigación científica destinada a conducirla al entendimiento y libertad de la explotación; dar el papel de líder a los profesionales y a la sociedad y ayudar a los seres humanos para que usen responsablemente la facultad y asimilen el sexo dentro de su vida individual como una fuerza creativa y recreativa.12

La preparación del profesional de enfermería en las ciencias físicas, sociales y de la conducta, al igual que su preparación en las técnicas de educación para la salud, hacen que sea un colaborador ideal en el tema de la salud para aconsejar a los pacientes en un área tan delicada como es la sexualidad humana.13

Este profesional, a causa de sus frecuentes contactos con los pacientes y sus familiares, en hospitales y en la comunidad, debe estar mejor preparado que otros profesionales de la salud para establecer la relación de confianza necesaria y brindar en breve plazo la ayuda en materia de salud reproductiva y sexual. Para lo cual no solo debe prepararse en los conocimientos y técnicas propias de la Enfermería, si no también, en áreas que son necesarias para poder cuidar a la persona que está a su cargo, desde su integridad biológica, psicológica, social y espiritual.

En la actualidad se reconoce como un reto que el desarrollo científico-técnico contemporáneo le plantea a los planes de estudio: la integración de los contenidos.14 En este caso, el problema es de integración horizontal y vertical. En relación con la primera, en la literatura especializada se señala que puede lograrse mediante enfoques interdisciplinarios, multidisciplinarios y transdisciplinarios de los objetos de estudio.15

Teniendo en cuenta la importancia que se le reconoce a la integración de contenidos para los planes de estudio básicamente estructurados en disciplinas.16,17 Es necesaria la participación de varias asignaturas del plan de estudio, coordinadas interdisciplinarmente para lograr la preparación del profesional de enfermería en los aspectos necesarios e imprescindibles para el abordaje de esta temática.

El enfoque interdisciplinario de la salud reproductiva y sexual en la formación de enfermeros universitarios en Cuba, supone la identificación de contenidos relacionados con los componentes de la misma y su organización en las asignaturas del currículo de manera tal que respondan a la coordinación horizontal con las asignaturas de la disciplina Enfermería. Razón por la que debe prevalecer en el proyecto de diseño y en el proceso docente la interdisciplinariedad y transdisciplinariedad sobre la unidisciplinariedad, desde las asignaturas y departamentos.

Esto implica pasar de un diseño y un proceso centrado en las asignaturas independientes a una concepción más integral, ya sea mediante la creación de unidades curriculares integradoras o mediante la concepción y ejecución interdisciplinaria, multidisciplinaria y transdisciplinaria del diseño y el proceso.18

El plan de estudio vigente para la formación de enfermeros universitarios en Cuba consta de doce disciplinas: Enfermería (Principal Integradora), Informática en Salud, Educación Física, Inglés, Historia de Cuba, Farmacología, Preparación para la Defensa (PPD), Morfofisiología, Medios de Diagnóstico, Filosofía y Sociedad, Psicología y Proceso de enseñanza-aprendizaje.19

Además, se incluyen en el currículo otras tres asignaturas que no conforman disciplinas, pero sí forman parte de las estrategias curriculares de la carrera, como es la Historia de la Enfermería, Introducción a la Salud Pública y Bases conceptuales de la Enfermería.19

En esta formación no se concibe que las asignaturas incluidas en el diseño del plan de estudio actúen e influyan de forma aislada, sino mediante la configuración de un sistema único de acción, en que se integren necesariamente para cumplir esta función. Por lo que se han incluido doce estrategias curriculares de formación interdisciplinaria que no existían en los anteriores, entre ellas la dedicada a la sexualidad.20

Su diseño debe tener una sistematicidad estructural y funcional y una fundamentación metodológica en las relaciones entre lo general y lo particular-singular, que exprese el grado de flexibilidad que se les confiere desde el diseño general centralizado hasta su aplicación en cada centro de educación médica.21

De ahí la importancia que se le atribuye a la estrategia curricular como un recurso pedagógico que se desarrolla en correspondencia a objetivos generales asociados a determinados conocimientos, habilidades y modos de actuación profesional que son esenciales en su formación y que desde la óptica de una sola disciplina o asignatura no es posible lograrlos con la debida profundidad, ni siquiera con planes de estudio parcialmente integrados y demandan, por consiguiente, la participación de varias y en ocasiones, de todas las unidades curriculares de la carrera. Este recurso constituye una forma particular de desarrollar el proceso de enseñanza-aprendizaje con una direccionalidad altamente coordinada que responda al perfil de salida de la profesión en la que se imbrican de manera creciente los contenidos y los diversos métodos teóricos y prácticos de las unidades curriculares del plan de estudio que intervenga en ella.22,23,24

Los conocimientos necesarios para comprender los componentes de la salud reproductiva y sexual mencionados en este trabajo, se estudian a lo largo de toda la carrera en diferentes asignaturas, las cuales desde su objeto de estudio contribuyen al aprendizaje de los mismos y al desarrollo de modos de actuación y aplicación de los cuidados de enfermería relacionados con esta temática en el caso de la disciplina principal integradora.

Una revisión de los programas analíticos de las asignaturas del currículo base para la formación de enfermeros universitarios en Cuba así lo corrobora. Se evidencia la participación de aquellas que organizan sus sistemas de conocimientos y habilidades en correspondencia a los perfiles, funciones y técnicas que se describen en el modelo del profesional.

En el estudio de la salud reproductiva y sexual intervienen 7 disciplinas y 3 asignaturas que no conforman disciplinas.

Se constató que 27 asignaturas incluyen en su sistema de conocimientos y habilidades aspectos relacionados con el estudio de esta temática, 22 ubicadas en el ciclo técnico y 5 en el profesional. De ellas, 11 corresponden a la disciplina principal integradora, 13 a otras disciplinas y 3 que no conforman disciplinas. (anexo)

La estrategia formativa que para esta formación se concreta en el plan de estudio "D" se suscribe al actual modelo de Universidad Científica, Tecnológica y Humanista, dirigida a preservar, desarrollar y promover la cultura de la humanidad. Unido a lo anterior, y ya en el plano de los conceptos pedagógicos que sustentan al modelo de formación, debe preservarse como importante conquista de la educación superior en nuestro país el modelo de perfil amplio, basado fundamentalmente en una formación básica sólida, que le permita resolver los principales problemas que se presentan en las diferentes esferas de su actuación profesional (características que se recogen en el Documento base para la elaboración de los planes de estudio "D", elaborado por el Ministerio de Educación Superior). Premisa fundamental que, en ocasiones, obvian aquellos que consideran insuficientes los aspectos relacionados con la salud reproductiva y sexual que se estudian en la formación de pregrado.

CONSIDERACIONES FINALES

Aspectos relacionados con los componentes de la salud reproductiva y sexual en la formación de enfermeros universitarios en Cuba se estudian en varias disciplinas del currículo base del plan de estudio, distribuidas en los dos ciclos de la carrera en correspondencia con los perfiles, funciones y técnicas declaradas en el modelo del profesional, unido a una estrategia curricular de formación interdisciplinaria dedicada a la sexualidad. En un diseño que reconoce la importancia de la integración de contenidos para los planes de estudio que básicamente se estructuran en disciplinas, con una formación más integral mediante la concepción y ejecución interdisciplinaria del diseño y el proceso, destacándose el ciclo técnico por la mayor representatividad de asignaturas.

A pesar del papel que se le atribuye a la disciplina principal integradora, encargada de desarrollar en el estudiante los modos de actuación profesional en las actividades de educación en el trabajo durante todos los años de la carrera, se constató que el mayor número de asignaturas que participa en la formación del estudiante sobre los componentes de la salud reproductiva y sexual, pertenecen a otras disciplinas docentes, a partir de los sistemas de conocimientos y habilidades declarados en los programas analíticos, tan necesarios para brindar cuidados de enfermería holísticos. De ahí la importancia del abordaje interdisciplinario de este tema.

La interdisciplinariedad en el diseño sobre esta temática no es suficiente para alcanzar los propósitos concebidos por los diseñadores del plan de estudio. Se debe trabajar desde una estructura metodológica que garantice en el proceso la funcionabilidad de esta coordinación y las influencias educativas que todas las disciplinas ejercen en el estudiante.

Un profesional de enfermería con conocimientos, con habilidad para una buena comunicación sin prejuicios, puede jugar un importante papel en la calidad de vida del paciente, gracias a un eficaz asesoramiento sobre los componentes de este tema y una actuación oportuna en las situaciones de salud que alrededor de ellos se origine.

El reconocimiento del profesional de enfermería como miembro ideal en el tema de la Salud, emanado de la propia naturaleza de su trabajo, cuyo foco central es el cuidado, el bienestar y asistencia a individuos en relación con sus problemas, hace necesario fortalecer su preparación en los componentes de la salud reproductiva y sexual en la educación de posgrado, fundamentada en el paradigma científico-humanista, vista como un proceso continuo de difusión, transferencia, adaptación y aplicación de conocimientos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Peláez Mendoza J. Ginecología Infanto/Juvenil. Salud Reproductiva del adolescente. Instituto Cubano del Libro. Editorial Científico-Técnica. La Habana; 1999. p. 167.

2. Peláez Mendoza J, Salomón Avich N, Machado Rodríguez H, Rodríguez Pons O, Vanegas Estrada R. Salud sexual y reproductiva en Manual de Prácticas Clínicas para la atención en la adolescencia. MINSAP. La Habana; 1999. p. 183.

3. Prieto de Sosa R. Salud integral del adolescente, Ed. Litocolor. Asunción; 1993. p. 15.

4. Routi AM. La salud del adolescente en América Latina. Ed. EDUMA. Asunción; 1997. p. 24.

5. Peláez P, Luengo X. El adolescente y sus problemas. Ed. Andrez Bello. Santiago de Chile; 1991. p. 8.

6. Peláez Mendoza J. Adolescencia y sexualidad: Controversia sobre una vida que comienza. Ed. Científico-Técnica. La Habana; 1996. p.62.

7. Flores Colombino A. "Ética y Sexualidad". Memorias del VI Congreso Colombiano de Sexología, Catorce SCS. Cali; 1994, p. 20.

8. Londoño María L. Prácticas de libertad en sexualidad y derechos reproductivos. Ed. Prensa Colombiana. Cali, Colombia; 1989, p.25.

9. Londoño María L. El problema es la norma. Ed. Prensa Colombiana. Cali, Colombia; 1989. p.17.

10. González Rey F, Mitjáns Martínez A. La personalidad. Su educación y desarrollo, Ed. Pueblo y Educación. La Habana; 1999. p.111.

11. Jacobson L.. Illness and human sexuality. Nurs. Outlook. J. Med. Educ., 22:50, Enero 2004.

12. Gendel ES. Sexuality, health, and social policy: A SIECUS statement. SIECUS Report, 1:1, Julio 2003.

13. Zalar MK.: Sex education for nurses. In Otto, H. A. (ed.): The New Sex Education, Chicago, Follett Publishing Company, 2002.

14. Martín E. La Universidad frente a los retos de su democratización. Rev Cubana Educ Sup. 2003; XXIII (3): 90-6.

15. Vaideanu Y. La interdisciplinariedad en la enseñanza: ensayo de síntesis. UNESCO. París: Perspectiva; 1987. p. 13.

16. Vega R. La integración de los contenidos: un reto para un plan de estudio disciplinar. Revista Cubana de Educación Superior. 2003; XXIII (3): 89-96.

17. Pernas Gómez M, Zubizarreta Estévez M, Miralles Aguilera E, Sierra Figueredo S, Diego Cobelo JM, Fernández Sacasas JA et al. Modelo de estructuración de contenidos para el perfeccionamiento curricular de la licenciatura en enfermería. Rev haban cienc méd  [revista en la Internet]. 2011  Sep [citado  2012  Mayo  22];  10(3): 382-395. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1729 -519X2011000300016&lng=es.

18. Pernas Gómez M, Zubizarreta Estévez M, Garrido Riquenes C, Bello Fernández N, Luna Marcel N. Reflexiones acerca del perfeccionamiento del plan de estudio de la Licenciatura en Enfermería. Educ Med Super  [revista en la Internet]. 2005  Mar [citado  2012  Mayo  22];  19(1): 1-1. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21412005000100005&lng=es.

19. Indicaciones Metodológicas y de Organización para el plan de estudio "D" de la carrera de Licenciatura en Enfermería. Universidad de Ciencias Médicas de La Habana.2010:1.

20. Indicaciones Metodológicas y de Organización para el plan de estudio "D" de la carrera de Licenciatura en Enfermería. Universidad de Ciencias Médicas de La Habana.2010:9,29.

21. Sierra Figueredo S, Pernas Gómez M, Fernández Sacasas JA., Diego Cobelo JM, Miralles Aguilera E, de la Torre Castro G et al. Modelo metodológico para el diseño y aplicación de las estrategias curriculares en Ciencias Médicas. Educ Med Super  [revista en la Internet]. 2010  Mar [citado  2012  Mayo  22]; 24(1): 33-41.Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21412010000100005&lng=es .

22. Horruitiner P. El proceso de formación: sus características. Revista Pedagógica Universitaria. 2007; 12(4): 12-16.

23. Agramonte del Sol A, Farres Vázquez R. Influencia de las estrategias curriculares de la carrera Licenciatura en Enfermería en la calidad del cuidado. Rev Cubana Enfermer  [revista en la Internet]. 2010  Dic [citado  2012  Mayo  22];  26(4): 119-202. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-03192010000400004&lng=es .

24. Agramonte del Sol A, Farres Vázquez R. Influencia del desarrollo de la personalidad profesional durante la carrera de Enfermería en la seguridad del paciente. Rev Cubana Enfermer  [revista en la Internet]. 2011  Mar [citado  2012  Mayo  22];  27(1): 8-15. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-03192011000100003&lng=es .

Recibido:
Aprobado:

 

 

Alain Agramonte del Sol. Universidad de Ciencias Médicas de La Habana. Cuba. E-mail: alain.agramonte@infomed.sld.cu

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Copyright (c) 2013 Alain Agramonte del Sol

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.